literatura

Las cosas secretas de la gente

 

No importa nada que no sepas nada de geografía, de historia universal o de filosofía alemana posmoderna -en el caso de que tal vicio exista-, pero andarás como un idiota por la vida si no sabes cosas secretas de la gente: nunca podrás comprender las causas que determinan los efectos. Y los seres humanos se dividen -más o menos- en tres clases: los que solo conocen las causas (por ejemplo, los  filósofos), los que solo conocen los efectos (por ejemplo, los policías) y los privilegiados que están en condiciones de relacionar determinados efectos con determinadas causas y se convierten por ello en los dominadores del mundo.

El mundo lo dominan quienes saben que el efecto amor, por ejemplo, es causa del miedo, del miedo cósmico a la soledad cósmica que es capaz de crearse en un dormitorio, ese universo caótico de unos cuantos metros cuadrados.

Felipe Benítez Reyes en El novio del mundo.

 

Foto

Mark Rabe

Anuncios
Estándar
Foto, periodismo

Hace 50 años en Saigón…

Esta es una foto histórica, realizada el 1 de febrero de 1968 por Eddie Adams, fotógrafo de AP.

El asesino es el general en jefe de policía Nguyen Ngoc Loan, el ejecutado es el capitán Lop, un conocido dirigente rebelde del Vietcong, que en la víspera había asesinado a 34 personas, entre ellos los seis ahijados del general, encontrados en una fosa con un tiro de gracia en el cráneo.

Loan se tomó la justicia por su mano y descerrajó un disparo en la sien de Nguyen Van Lém, que estaba esposado. Fueron testigos de todo aquello un cámara de la NBC, Vo Suu, y Adams. La imagen dio la vuelta al mundo, el fotógrafo ganó el premio Pulitzer, pero le impactó tanto aquella situación que tiempo después abandonó el periodismo de guerra para dedicarse a las fotos de moda.

Tras la caída de Saigón, en 1975 Loan se mudó con su familia a Estados Unidos. Trabajó en varios negocios y acabó abriendo una pizzería: “Les Trois Continents“, muy cerca del apartamento donde vivía y que compartía con once personas. Un día los periodistas lo descubrieron y la historia apareció en los medios después de que en la puerta del restaurante apareciera una nota: “Sabemos quien eres“.

Aquella foto persiguió a Loan tanto como a Adams. A uno le destruyó la vida y Adams tiempo después se disculpó: “El general mató a un Vietcong con la pistola. Yo maté al general con mi cámara fotográfica“.

Para entender aquella foto había que contextualizar el momento. Adams recuerda que Loan combatía en una guerra de los estadounidenses por su pueblo, había ayudado a construir un hospital en Saigón y acababa de asistir a la masacre de varios de sus compañeros: “Este tipo es un héroe“.

Cuando el general falleció, en 1998, Adams envió flores y una nota a la familia: “Pido disculpas, mis ojos están llenos de lágrimas“. El fotógrafo murió seis años después.

Estándar
actualidad

Ministerio de la soledad

Hace unos días leía sobre la creación en el Reino Unido de una secretaría de Estado para la soledad, en un país en el que la mitad de las personas de 75 o más años (más de dos millones de personas) viven solas y que afecta a más de nueve millones de personas.

La soledad es un problema de Estado y supera a la obesidad como amenaza para la salud. En España, el estudio más reciente es de 2015 y en el mismo se reflejaba que cuatro millones de personas (uno de cada diez) habían tenido la sensación en el último año de sentirse solos, que un 20% vive sin ninguna compañía y que un 40% de ellos lo hace porque no le queda otra solución.

En una sociedad hiperconectada, cada vez nos sentimos más solos. Solo nos queda recuperar la epidermis, la ternura de las miradas y la calidez de los abrazos, solo así volveremos a sentirnos acompañados.

Cristian Newman

“Nacemos solos y morimos solos, y en el paréntesis,
la soledad es tan grande, que necesitamos compartir la vida para olvidarla”
Erich Fromm

Estándar
personal

Cuando tus ojos vuelven a brillar

Crees que lo tienes todo bajo control, cuentas calorías, ahorras en carbohidratos, acabas con el azúcar. No te ves bien, el espejo te engaña, no te gustan tus caderas, tus piernas son demasiado gruesas. Tienes frío, problemas hormonales y cada vez más sueño. Te refugias en tí misma, nadie te comprende, apenas te relacionas con los amigos de siempre y la familia te agobia.

Te bloqueas ante el plato de comida. Te pesas, vuelves a pesarte. Te miras en el espejo, no estás contenta. Sigues contanto calorías, no eres tú, pero todo está bajo control, nada hay que temer. No puedes concentrarte, no entiendes porqué en casa todo son silencios y caras de preocupación.

No comprendes porqué hay que acudir a un terapeuta, ni tampoco esas primeras charlas en las que te hablan de un problema que no existe, crees que estás rodeado de paranoicos. Cada vez tienes más frío, cada vez estás más cansada, pero no hay motivo de alerta, porque todo está bajo control, hasta que ves que tu mundo poco a poco se está viniendo abajo. Ese es el momento determinante, porque todos pueden oír el clic, tu cara empieza a iluminarse, en casa se acaban los silencios y tus ojos vuelven a brillar.

Emma vol viure: http://www.ccma.cat/video/embed/5716529

Estándar
actualidad

Te toca decidir

La foto es de Nilufer Demir (Reuters)

Es una de las 3.116 personas que este año se han dejado la vida en el Mediterráneo. La perdió en una noche en la que la lluvia no era tan fina ni calaba poco a poco, se le escapó sin querer, mientras sus lágrimas se diluían en la inmensidad del mar.

Aylan tenía tres años. Viajaba con su hermano Galip, de cinco, y con su madre Zeynep, que corrieron su misma suerte. Habían pagado mil dólares cada uno por una plaza en aquella embarcación que salió de la costa turca y debía llegar a Kos, después de 23 kilómetros de miedo.

Pero el mar fue el cementerio para esas vidas tan frágiles que buscaban una desesperada salida de la guerra, la hambruna, la intolerancia o el miedo. En 2017, 183.112 personas han buscado refugio en Europa, de ellas 171,802 han llegado desde el mar. En una sociedad civilizada, los derechos humanos apenas importan en las escalas de valores y todo es una huida hacia adelante, un sálvese-quien-pueda sin un ápice de humanidad.

Aylan es una de las 3.116 personas que aparecerán en la estadística negra, pero no en la vergonzosa cuota de repartos de inmigrantes que los políticos negocian y que sistemáticamente incumplen. O miramos hacia otro lado o nos involucramos para buscar soluciones cuando ya ha empezado el primer goteo de muertes en el Mediterráneo en este 2018.

Fuente OIM

Estándar
actualidad, periodismo

Los buitres en el caso Quer

Después de que la Guardia Civil haya encontrado el cadáver de Diana Quer, desaparecida en agosto de 2016, y la posterior detención del culpable confeso, José Enrique Abuín, habría que reflexionar sobre ese periodismo que mañana a mañana recrea una realidad que poco tiene que ver con lo que ocurre.

Ante la falta de novedades sobre un caso que se ha alargado durante 500 días, determinados medios han apostado por ese periodismo amarillo, construido a base de ficciones y de falsas primicias, en el que a falta de culpables -o incluso presuntamente habiendo sido señalados éstos-, se apuesta por señalar a las víctimas y a su entorno, desnudándolas completamente ante la opinión pública que consume impasible el dolor ajeno sin inmutarse.

Durante 500 días nos han contado la separación de los Quer, nos han mostrado los mensajes de WhatsApp cruzados entre Diana y su madre, los problemas existentes entre los padres de Diana, por qué le retiraron a la madre la custodia de la hija menor, detalles de la vida privada de la madre de Diana, la situación económica de los Quer, declaraciones de amigas de Diana, informaciones que la vinculaban a una supuesta trama de trata de blancas, trabajos encargados a videntes y a grafólogos…

En España, durante 2017, se han producido 48 muertes por violencia de género. Mientras en todo el mundo la aparición de movimientos como el de #Metoo han permitido a mujeres de todo el mundo dar a conocer si han sufrido algún tipo de acoso sexual durante su vida, aquí algunos medios de comunicación se permiten poner en la diana y prácticamente hasta el final a las víctimas, como ya se vio en el mediático caso de ‘La manada’, con lo que el dolor de las víctimas se duplica.

Los medios tienen una enorme responsabilidad social y más en casos como los de Diana Quer, en un país en el que la cultura democrática y la sensibilización social están bajo mínimos, mientras que el consumo de periodismo amarillo se encuentra en pleno auge.

Más fuentes —>> Pablo MM en Kamchatka .

 

Estándar