literatura

Manos Sucias

manossuciasHay autores que se manejan mejor en el campo de la ficción con tintes de realidad, pero no es el caso de Carlos Quílez, que es un maestro a la hora de ordenar los hilos de la realidad ficcionada, como lo consigue en su última novela: Manos Sucias.

Él siempre se mueve muy bien en el cuerpo a cuerpo, fomentando las relaciones personales y buscando la manera de buscar el cabo en medio de un ovillo kilométrico, incluso de enmascarar la realidad, que consigue con múltiples guiños y provocan una sonrisa cómplice.

Aunque diga que está satisfecho de ‘Manos sucias‘ porque es un libro escrito desde la barriga, no es ésta su mejor obra, aunque vale la pena leerla por ver cómo maneja las situaciones policiales y judiciales.

Manos sucias‘ es la crónica de lo que vivimos cada día, un reflejo de la corrupción que nos rodea y que tiene nombres y apellidos. ¿Quieren uno? Luis Cérdenas, el contable del partido del Gobierno.

Pero no es solo eso. Quienes lo conocemos se nos encoge el corazón leyendo, el epílogo. “El primero sin ti” se titula. Habla de su padre: “Bueno, papá. Ya nada es igual. El blanco se ha vuelto gris. Es como si entre la vida y mis ojos alguien o algo (‘la amargura de lo irremediable’, dirías tú) hubiera puesto un cristal ahumado…

Solo por esa página y media, vale la pena su libro. Pero también por la maestría en generar el nudo de la historia y por cómo mueve los hilos su ‘alter ego’, la protagonista Patricia Bucana.

– ¿Me estás diciendo que han probado el pastel?

– Sí -contestó, a  lo que añadió un eructo-. Y parece que les gusta, chico. Cuanto más arriba, más cabrones son, oye.

– O sea que han pillado, ¿no? -preguntó Benítez.

– Pues sí, les he regalado las guindas de la tarta.

– ¡No será de nuestra comisión, espero!

– No, hombre no. Eso no se toca. Tú tranquilo -respondió Cérdenas.

– Pero … y es solo una curiosidad -continuó Benítez con cara de niño, de niño más malo que travieso-. ¿Cómo de arriba has llegado?

– A arriba del todo. A la cima.

– ¿Al ministro?

– No. Más.

– ¿Al presidente del Gobierno?

– No, más aún.

– Más arriba solo esta Dios, Luis.

– Casi.

– ¡Coño! ¡A la Zarzuela!

– Bingo. Es que en Zarzuela les gustan mucho las guindas.

– ¡Joder, Luis! ¡Que esto son palabras mayores! – Y César Benítez bebió y fumó sin ser de todo consciente de ello.

– Ya, pero que quieres que te diga. Tampoco ha sido tan difícil. J.C. y Nash Escudero, el suegro de Nikolaevich, son amigos desde hace años, una amistad que arranca desde que don Juan se refugió en Estoril, y el abuelo de Escudero, un general en la reserva, se encargó de su protección y le dio cobertura a Su Majestad en el exilio.

– Esto no es una explicación, es una película

Fragmento de Manos Sucias. Carlos Quílez.

La foto es de Christian Wolff.

Anuncios
Estándar
vida cotidiana

De profesión: responsable de felicidad

 futbolinPatricia Puig acaba de ser madre. Trabaja en Vortex y es la responsable de felicidad de la empresa. Por esa iniciativa pionera, la empresa en la que trabaja acaba de recibir “el Premio Barcelona a la empresa innovadora en conciliación y tiempo 2014”. Una de las últimas decisiones de la empresa ha sido instalar un futbolín en la oficina.

Mi trabajo es encargarme de que seamos felices, no solo con mis compañeros, como trabajadores, sino también nosotros mismos como personas. Intento detectar cuáles son los problemas o preocupaciones de mis compañeros, recopilarlos y buscar soluciones.

En ningún caso mi función tiene que ver con la de un representante sindical, que es una figura más institucional y tienen más sentido en empresas multinacionales. En empresas medianas o más pequeñas como ésta tienen un poco más de sentido tener un resposansable de felicidad.

En Vortex, una compañía que trabaja con simulaciones del viento para proporcionar información a terceros y predecir el viento que hará en cualquier parte del mundo,  somos ocho trabajadores. Si la empresa fuera mayor, tendría sentido que hubiera una persona encargada de este asunto en cada departamento, porque esta figura se basa en el trato de tú a tú. Los compañeros vienen y no me dicen: Patricia, necesito que concertemos una reunión, sino que los temas surgen de manera espontánea, a la hora de comer o tomando un café….

La base de cualquier relación (profesional, laboral y personal) se basa en la confianza. Sin confianza no funcionan las relaciones. Por eso hace un tiempo se planteó el problema de solucionar el problema de la conciliación laboral, por ejemplo, cuando el hijo de un trabajador se ponía enfermo.

Hablamos con el propietario, se planteó inicialmente el teletrabajo, pero no era operativo porque la persona no podía dedicarse a cuidar a su familiar trabajando en casa. Entonces, el jefe decidió dar diez días extras libres para casos así.

También si el cumpleaños del trabajador es entre lunes y viernes, tenemos un día de fiesta. Ahora se ha aprobado una propuesta para que el día de Sant Jordi sea una jornada intensiva y por la tarde estemos libres. Cada uno de nosotros tenemos un horario flexible que se puede cambiar en funcion de las necesidades.

La foto es de Mireia Ecija

Estándar
divulgacion, magia

El increíble truco de las cartas que cambian de color

cartas-de-poker1

Richard Wiseman empezó trabajando como mago antes de licenciarse como psicólogo y dedicarse a estudiar las pautas del comportamiento humano. En su libro “Rarología” ofrece respuestas, por ejemplo, a cómo tu nombre ha influido en tu vida; o da pautas para descubrir cuando alguien miente.
Es capaz de exponer criterios sobre la buena o la mala suerte en la vida de las personas, determinar cómo es una persona por su forma de andar, cómo se produce la toma de decisiones en una persona, qué es lo que nos hace gracia de los chistes… Una curiosa mezcla de magia, psicología y mentalismo.

El vídeo sorprende porque es una suma de engaños,  en cómo centrar la atención en una cuestión y el resto pasa desapercibido. ¿O no?

Estándar
divulgacion, Foto

El Lance, un buque atrapado seis semanas en el Ártico

barcoEl Lance Vessel, un barco de investigación noruego, lleva seis semanas varado entre los hielos del Ártico, a 40 bajo bajo cero y  en la noche polar. A esa temperatura, todo el instrumental electrónico deja de funcionar y con el paso de las semanas los tripulantes se han visto obligados a utilizar bengalas para ahuyentar a los osos polares que curiosean junto al barco.

El buque tenía previsto realizar una serie de estudios durante seis meses sobre el grosor de la capa de hielo en la zona con la idea de reunir los datos necesarios sobre los efectos de la subida de la temperatura terráquea, pero ahora vive varado, sujeto a un bloque de hielo marino y esperando la ayuda externa.

El Lance salió de Spitsbergen a principios de enero y un buque de la Guardia Costera noruega rompió un camino en el hielo para llegar hasta el paralelo 83, allí se produjo la deriva. El manto de hielo se contrae y se expande durante las diferentes estaciones del año. Su punto máximo se consigue en marzo, el mínimo en septiembre, y durante las dos últimas décadas se ha reducido espectacularmente.

De ahí el estudio para verificar que las temperaturas en el Ártico se han multiplicado por dos respecto a la media mundial. Los investigadores, sin embargo, se han encontrado con un inconveniente que les mantiene en ‘stand by’.

La foto es de Nick Coobing

Estándar
cine

Los relatos de Szifron

relatosTodos podemos perder el control. Sobre esta premisa Damián Szifron construye ‘Relatos Salvajes’, una película que en realidad son seis cortos sin conexión entre ellos. Imprime Szifron ritmo y sorpresa y nos enseña cómo codificar su película desde el primer cortometraje titulado: ‘Pasternak’.
Los personajes de Szifron nos hacen sufrir y, conocida la clave de paso, hasta adivinamos cómo reaccionarán o incluso te atreves a imaginar otro tipo de reacción de cada uno de ellos. En las historias nos muestra la pequeña línea roja entre la civilización y el caos, cómo una concatenación de pequeñas desgracias puede arruinar tu vida o cómo la casualidad nos marca el futuro para siempre.

A un magnífico guión se le añade, la banda sonora. Por ejemplo, en el último corto: “Hasta que la muerte nos separe”, la utilización de ‘Titanium’ de David Guetta resulta tan desconcertante que difícilmente podré escucharla en el futuro sin esa referencia de escalofrío o de sonrisa.

A Damián Szifron lo descubrí gracias a Alberto Gómez , quien me habló de “Tiempo de valientes” (completa en youtube), su primera película dirigida en 2005. También se encargó de “Los simuladores” (primer capítulo aquí). Szifron es de esos directores que dejan su impronta en lo que hacen, lo cuidan todo y te sorprenden.  Avisados estáis.

Estándar
experimento social, videos

Muk-bang, cenas por streaming

mok

 El ‘Muk-bang‘ es un fenómeno de difícil descripción. Se hace difícil comprender cómo alguien puede pagar por ver cómo otra persona desde el otro lado del ordenador se prepara una cena, se la come y mientras le da charla a los ‘voyeurs’ del streaming. Todo ocurre en Corea del Sur y tiene a dos principales actores:  Lee Chang-huyn y Park Seo-yeon. Cada uno de ellos puede reunir a más de 10.000 personas frente a su canal de streaming y ganar unos mil euros por una hora de sesión.

Visto a la distancia, el ‘Muk-bang’ no tiene nada de gracia. Observar durante algo menos de una hora a alguien comiendo grandes cantidades de fideos, alitas de pollo o pedazos de pizza al por mayor produce más repugnancia que placer, pero todo es cuestión de usos culturales.

Al parecer, en Corea del Sur una buena parte de la población se somete a dieta y ver comer a los demás es un modo de terapia, que también puede aliviar su soledad.


 

Estándar
muerte

Oliver Sacks se empieza a despedir

saksLa vida es una sucesión de casualidades. ¿Quién no ha pensado alguna vez en lo que hubiera ocurrido si no hubiera tomado aquel tren que después descarriló, si aquella mañana no hubiera jugado aquel partido en el que se fracturó la pierna o si aquella noche no hubiera conocido a Lucy?
Oliver Sacks es un neurólogo londinense. Toda su vida la ha dedicado a la investigación y a la publicación de libros basados en la experiencia de sus pacientes. Es un seguidor de las anécdotas clínicas, casos clínicos contados con un estilo literario informal, y suyos son unos cuantos libros sobre la materia como “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” o “Despertares“, que luego acabó en el cine.

Ahora Sacks puede escribir su propia experiencia y se despide por el enorme privilegio de la aventura que ha vivido. Con 81 años tiene un cáncer terminal y ha decidido contar su caso clínico en The New York Times:

Mi propia vida

Hace un mes, sentí que tenía un buen estado de salud, incluso una salud de hierro. A mis 81 años, todavía podía nadar una milla diaria, pero mi suerte se ha terminado. Hace unas semanas supe que tenía múltiples metástasis en el hígado.
Hace nueve años se descubrió que tenía un tumor poco frecuente en el ojo, un melanoma ocular. Aunque la radiación y el tratamiento con láser para extirpar el tumor finalmente me dejó ciego de ese ojo, sólo en casos muy raros esos tumores generan metástasis. Yo formo parte de ese 2 por ciento que tiene mala suerte.
Estoy agradecido porque se me han concedido nueve años de buena salud y productividad después del diagnóstico original, pero ahora estoy cara a cara ante la muerte. El cáncer ocupa la tercera parte de mi hígado, y aunque su avance puede ser más lento, este tipo particular de cáncer no se puede detener.
Ahora depende de mí elegir cómo vivir los meses que me quedan. Tengo que vivir de la manera más rica, más profunda y productiva que pueda. En este momento me siento alentado por las palabras de uno de mis filósofos favoritos, David Hume, quien, al enterarse de que estaba enfermo de muerte a los 65 años, escribió una autobiografía corta en un solo día en abril de 1776.  Él lo tituló “My Own Life “, mi propia vida.
“Ahora cuento con una rápida disolución”, escribió. “He sufrido muy poco dolor por mi enfermedad; y lo que es más extraño, a pesar de la gran decadencia de mi persona, nunca sufrí el abatimiento de mi espíritu. Poseo el mismo ardor que nunca en el estudio, y la misma alegría en compañía “

…..

En los últimos días, he sido capaz de ver mi vida desde una gran altitud, como una especie de paisaje, y con un profundo sentido de la conexión de todas sus partes. Esto no significa que estoy acabado con la vida.
Por el contrario, me siento intensamente vivo, y yo quiero y espero que en el tiempo que queda para profundizar mis amistades, para decir adiós a los que amo, para escribir más, para viajar si tengo fuerzas, para alcanzar nuevos niveles de comprensión y perspicacia.
Esto implicará la audacia, la claridad y la sencillez de hablar; tratar de arreglar mis cuentas con el mundo. Pero ya habrá tiempo, también, para la diversión (e incluso algunas tonterías, también).
No hay tiempo para nada que no sea esencial. Debo concentrarme en mí, en mi trabajo y en mis amigos.

…..

He sido cada vez más consciente, durante los últimos 10 años más o menos, de las muertes de mis contemporáneos. Mi generación está en la puerta de salida, y cada muerte la he sentido como un arrancamiento de una parte de mi mismo. No habrá nadie como nosotros cuando nos hayamos ido, pero luego no hay nadie como cualquier otra persona, nunca.
Cuando las personas mueren, no pueden ser reemplazadas. Dejan huecos que no se pueden llenar, porque es el destino – el destino genético y neural – de todo ser humano a ser un individuo único, para encontrar su propio camino, a vivir su propia vida y a morir su propia muerte.
No puedo pretender no tener miedo. Pero mi sensación predominante es de gratitud. He amado y he sido amado; me han dado mucho y he dado algo a cambio; he leído, viajado, pensado y escrito.

…..
 
Por encima de todo, he sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta. Ha sido un enorme privilegio la aventura.

Estándar