vida cotidiana

La vida extra de Ric Elias

Imaginen una gran explosión, cuando estás a 900 metros del suelo. Imaginen un avión lleno de humo, imaginen un motor haciendo clac, clac, clac…

Aún resuenan en sus oídos las aterradoras palabras del comandante: “Prepárense para el impacto” en los oídos de Ric Elias, aún recuerda la cara de terror de los asistentes de vuelo y la inexistencia de ruido dentro de la cabina. ¿Se imaginan viajar en un avión sin el ruido de los motores? Piensen por un momento en el milagro de disponer de una vida extra y ahora reflexionen sobre qué cambiarian en sus vidas,

Elias, después de aquella experiencia, quiso compartir en esta charla en ‘TED‘ las tres cosas que aprendió ese día:

Todo cambia en un instante. Tenemos esa lista de cosas por hacer antes de morir, esas cosas que queremos hacer en vida y pensé en toda la gente con la que quería llegar y no lo conseguí, todo lo que tenía que arreglar, todas las experiencias que he querido tener y nunca tuve. Ya no quiero aplazar nada en la vida, y esa urgencia, ese propósito, realmente ha cambiado mi vida.

He vivido una buena vida, con mis aciertos y mis errores. He tratado de mejorar en todo lo que hice, pero en mi vida también se impuso mi ego. Y lamento el tiempo que desperdicié  en cosas que no importaban con gente que sí importa.  Y pensé en la relación con mi esposa, con mis amigos, con la gente . Y después medité sobre eso y decidí eliminar la energía negativa de mi vida.  Ahora no es perfecta, pero es mejor. En dos años no he tenido ni una pelea con mi mujer , ya no trato de tener razón, elijo ser feliz .

Mientras el avión descendía tuve la sensación de que morir no da miedo. Es casi como hemos estado preparándonos para ello durante toda nuestra vida. Pero fue muy triste. No me quería ir, amo mi vida. Y esa tristeza, se basó en un único pensamiento: ojalá pudiera ver a mis hijos crecer. Un mes más tarde estaba en una actuación de mi hija pequeña y grité y lloré como un niño pequeño. Y para mí esa era toda la razón de ser del mundo… Por lo que comprendí que lo más importante en mi vida es ser un gran padre.

Anuncios
Estándar
actualidad

¿Faul o Paul McCartney?

faulEl 9 de noviembre de 1966, Paul McCartney murió en un accidente de circulación. John Lennon, George Harrison y Ringo Starr silenciaron su muerte por presiones del servicio inglés de Inteligencia, el MI5, en una operación coordinada por Scotland Yard¿El motivo? Evitar un hipotético “suicidio masivo” de los fans de ‘The Beatles‘. 

Para urdir la trama perfecta, McCartney fue sustituido desde entonces por el bajista canadiense Billy Shears, que tiempo atrás había sido el ganador del concurso ‘El doble de Paul McCartney‘. 

Hasta ahora se consideraba esta historia como una leyenda urbana, una de esas historias que se repiten en el tiempo sin que nadie haya llegado a confirmarlas o a desmentirlas totalmente, pero ahora todo es diferente con la publicación de un cable por parte de ‘Wikileaks‘.

En el mismo se desvela un documento de Scotland Yard que recoge el acta de defunción de Paul McCartney, fechada el 9 de noviembre de 1966, y en la cual el notario Edward Wallance y el jefe de policía de la época, Jills Templeton, dan fe del asunto. Se detalla que la muerte se debió a un accidente de coche en el que McCartney fue arrollado por un camión en el cruce de Abbey Road y Belsize Road, en el norte de Londres.

Estándar
television

Pedro y Pablo

reyesPedro Reyes me sorprendió desde la primera vez que lo vi. Seguramente sería en ‘La Bola de Cristal‘, donde descolocaba a la audiencia con esa manera tan particular de tratar el humor, o en alguna de sus versiones particulares de cuentos clásicos, como aquella impagable “Caperucita roja” o los alocados “Tres cerditos”, un cuento en el que el lobo se lucia.

Reyes era el rey del humor absurdo, un cómico surrealista, un tipo que creaba sonrisas desde el absurdo, como también lo hacían Faemino y Cansado, que hasta eran capaces de crear humor con conceptos tan extraños como la filosofía de Kierkegaard.

El iconoclasta Pedro se ha despedido en silencio. Solo tenía 53 años y un montón de proyectos en el cajón. El tipo de la sonrisa fácil, del exceso facial, de ese humor que cambiaba en segundos tu estado de ánimo, se ha ido sin despedirse, pero nos ha dejado mil historias que siempre recordaremos.

El encargado de dar la noticia ha sido su inseparable Pablo Carbonell. Hace ya unos cuantos años, ambos crearon: “Pedro y Pablo”, un dúo teatral con el que se pateaban pequeñas salas sevillanas. Hasta que decidieron instalarse en Madrid.

No es que tuvieran ninguna oferta, sino que decidieron actuar cada día a partir del primero en el parque del Retiro. Alguien los vio y su carrera se encauzó a partir de sus intervenciones en “La Bola de cristal”, el mejor programa infantil de la historia de la televisión, que presentaba Alaska. Ahí nació esta historia que hoy ha acabado.

Estándar
actualidad

Guiños Tonna

piano

Desde hace 35 años, Antonello Tonna no hace otra cosa. Va de aquí para allá. Regala recuerdos en forma de canciones, emociones transmitidas pulsando el teclado de su piano. Así lo ha hecho siempre en Sicilia, donde nació, o donde las notas le han llevado, a Israel o al Caribe, a Porto Cervo o a Montecarlo.

Pero Tonna no será recordado por amenizar atardeceres en Punta Cana o por ser la música de fondo de noches de abusos etílicos en medio de cualquier mar. Antonello estaba donde no debía, al menos en dos ocasiones, y en ambas el destino le ha guiñado el ojo.

El 13 de enero de 2012, Antonello Tonna formaba parte de la tripulación del ‘Costa Corcordia’ y fue uno de los 4198 supervivientes de aquel accidente frente a la isla de Giglio. Él tocaba en el barco que comandaba Francesco Schettino.

Hace un par de días, sus notas seguían sonando en el auditorio del ‘Costa Fascinosa’. Horas después, un ataque yihadista contra el Parlamento y el Museo del Bardo de Túnez causó 19 muertos. Tonna quedó marcado por el primer suceso y le costó volverse a embarcar. Pero volvió a hacerlo, su contrato como pianista empezó el 12 de diciembre y acababa el 31 de marzo.

Al menos en dos momentos de su vida, Tonna habrá recordado en pocos segundos toda su vida. Sus progresos con un Casiotone o las puestas de sol infinitas en su Taormina natal. Y es que Antonello ya no solo sabe hacer una cosa, la vida le sonríe y ¿la muerte?… La muerte le ha guiñado dos veces el ojo.

Estándar

nevadamenos

(Momentos) resplandecientes e inalterables como estrellas, brillan sobre la noche de lo efímero .

ZWEIG, STEFAN. “Momentos estelares de la humanidad“. Acantilado, Barcelona. 2012

Foto, literatura

Momentos resplandecientes

Imagen
vida cotidiana

Hay un insecto en tu oído

Al principio es imperceptible, un zumbido que se confunde con cualquier otro sonido y que acaba martilleando la cabeza. Sin que puedas obviarlo, acabas por intentar convivir con él, pero al poco tiempo te das cuenta de que nunca te librarás de ese mal compañero de viaje.
Aparece en cualquier situación, interrumpe cualquier momento placentero, controla tus momentos de ocio o de descanso. Atento aparece y desde el primer instante sabes que es para quedarse, aún más, para quedarse para siempre.
Ese zzzzzzz te persigue, a veces con un sonido suave, otras con más intensidad…. Hay un insecto en tu oído que si lo chafas no desaparece….

There’s an insect in your ear if you scratch it won’t disappear.

It’s gonna itch and burn and sting

Do you want to see what the scratching brings

Waves that leave me out of reach

Breaking on your back like a beach…

Will we ever live in peace?

Cause those that can’t do often have to Those that can’t do often have to… preach

http://www.goear.com/embed/sound/1851652

Estándar
actualidad

Zaida y Nevenka

zaida

Casos como los de Zaida Cantera demuestran la fragilidad de España como país democrático y los valores por los que se rige el Ejército. Es otra historia de vergüenza ajena y de cómo los ciudadanos están al albur de la casualidad o del poder establecido.
La historia de la capitana Zaida Cantera nace en 2008, cuando fue destinada a la unidad del teniente coronel Isidro José Lezcano-Mújica. “Serás mi secretaria, como esas de falda corta. A partir de ese punto empezó a intentar tocarme, hasta que me planté“, así explicó Cantera la historia en el último ‘Salvados’.
Desde ese momento sufrió primero amenazas y después acoso laboral por parte del teniente coronel y también de sus subalternos. El punto culminante llegó cuando en unas maniobras, se incendió la tienda en la que supuestamente dormía Cantera.
Preguntó cuál era mi tienda y le indicaron otra diferente -cuenta-. La tienda que le habían señalado apareció con pintadas que rezaban “Zaida no vuelvas’. Me agredió físicamente y decidí denunciar“, recuerda.
Se inició una larga travesía que concluyó con un juicio militar. Lezcano-Mújica fue condenado a dos años y 10 meses de cárcel y el pasado mes salió en libertad condicional. Los problemas de la capitana, no acabaron con ese juicio.
Destinada a Sevilla, siguió sufriendo ‘mobbing‘ por otros oficiales antiguos compañeros de academia de Lezcano-Mújica,  promocionado a coronel, pese a estar acusado de un delito militar.
Todo hasta que el marido de Zaida, José Lóbez, también militar, decidió informar de la historia a la diputada de Irene Lozano, que hizo preguntas en el Congreso y pidió la comparecencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés.
Un día Lozano recibió la llamada del jefe del Estado Mayor del Ejército, quien le pidió que dejara el caso a cambio de perdonar a Zaida.
Esta es la historia de un acoso sexual, como también lo fue no hace tanto la de Nevenka Fernández. En 2001, esta concejal de Ponferrada presentó una querella en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León contra Ismael Álvarez, compañero de grupo municipal y alcalde de la localidad, con quien mantuvo una relación.
Todo se desbordó en cuanto Nevenka decidió cortar la relación: “Mi negativa provocó su caso. Su actitud de presión se tradujo en notas manuscritas, mensajes en el móvil, cartas… y un desprecio absoluto hacia mi trabajo y mi persona, mediante descalificaciones y vejaciones que atentaron contra mi integridad física y psíquica“.
La Justicia le dio la razón a Nevenka. Álvarez fue multado, perdió su cargo y el apoyo de su partido, el PP. Tiempo después formó un nuevo partido y en 2011 apoyó al PSOE para que prosperara una moción de censura contra el PP.
Zaida y Nevenka empezaron ganando, pero han acabado perdiendo. La militar está con la baja permanente y se enfrenta a una pena de seis años por manipular, supuestamente, una petición, pese a que un informe caligráfico ha demostrado que no fue ella la autora.
A Nevenka Fernández hace tiempo que se le perdió la pista. Decidió irse a Inglaterra, trabajó en un McDonalds de Londres y después en las oficinas de los laboratorios Bristol-Myers Squibb en Chester.

Estándar