amics

Diez años

gabriNi nos hemos dado cuenta y ya han pasado diez años, demasiado tiempo para no echar la mirada atrás y empezar a recordar, pensar en lo frágiles que somos y en cómo pasa la vida, ya sabes eso que ocurre mientras pensamos en otra cosa.

Te fuiste muy pronto, tanto que nos dejaste sin palabras y sin respuestas a esas preguntas que tanto cuestan hacerse y que a partir de entonces no han dejado de martillearnos en nuestras cabezas. Nos dejaste con un dolor infinito en el corazón, sin consuelo posible ni más lágrimas en los ojos y nos enseñaste lo importante que es disfrutar cada día, compartir cada minuto de nuestras vidas con aquellos que te importan. Nos mostraste el camino de la amistad, ese vínculo indestructible que nos unirá siempre, aquí o donde estemos.

Siendo imposible, poco a poco se ha ido poniendo todo en su sitio. Unos han crecido y otros se han hecho más sabios. Ellas te tienen cada día en sus corazones y nosotros recordamos con nostalgia los momentos vividos, esos que nunca volverán, pero que sirvieron para conocer a una persona sencilla y honesta que luchó hasta el final por su vida.

¿Y que nos queda? Esas noches de verano, con el mar como banda sonora; esas tardes de primavera, esas risas infinitas como testigo, esa sonrisa eterna que nos dejaste y esa sencillez con la que poco a poco te fuiste sin que nos diera tiempo a despedirnos. Es que ni nos hemos dado cuenta y ya han pasado diez años.

Anuncios
Estándar
actualidad

Hawala o cómo se financia el Estado Islámico

An Afghan dealer waits for customers at a money market in Kandahar province, on Nov. 11, 2012. The U.S. has started attacking the Taliban's funding channels ahead of withdrawing most of its forces by 2014.

Sin comprobantes ni rastros. Es una red basada en la confianza, un sistema informal de transferencia de capitales ideado por los comerciantes árabes para evitar los robos en la ruta de la Seda. Con el paso del tiempo, el sistema fue perfeccionado por ciudadanos pakistaníes, indios, filipinos o tailandeses quienes envían desde cualquier parte del globo terráqueo dinero a sus familias desde el extranjero sin pasar por el sistema financiero legal.
La confianza en la relaciones entre compatriotas es fundamental y casi siempre se captan los clientes en pequeños negocios (venta de electrónica, locutorios, restaurantes…) que luego pueden ayudar a enmascarar la jugada.
Se trata del ‘Hawala’, transferencias de dinero sin que sea preciso un movimiento de capitales, una manera de blanquear capitales o de financiar actividades ilegales. Primero los atentados del 11S, después del 11M y en la actualidad los atentados de París han servido para ahondar en la investigación de estas prácticas.

hawalaHawala

Estándar
politica

40 años después… Franco vive

Cartel-Franco-Vive-40-PeqTexto extraído de la Fundación Nacional Francisco Franco, que organiza una cena homenaje en Madrid bajo el lema: “40 años después Franco vive“. 40 años, 40 euros. Según los organizadores asistirán unas 500 personas:

Para cualquier persona normal, esta afirmación pudiera hacerle pensar que se ha perdido el juicio o que un fenómeno paranormal se ha apoderado de quien así se expresa, como recién salido de un pagano Halloween con toda su parafernalia.
 Sin embargo, y a tenor de lo que se escribe y se habla en los medios de comunicación comprobamos que Franco ocupa muchos espacios intentando desmitificarlo como el hombre que liberó a España del comunismo; que le salvó de entrar en la Segunda Guerra Mundial; que realizó la reconstrucción después de haber quedado asolada; que la impulsó económicamente a partir de los años 60; que llevó a cabo una labor social desde el Fuero del Trabajo por la puesta en marcha de la Seguridad Social y de innumerables ayudas a los trabajadores, a las familias y a los desfavorecidos. Que realizó el gran desarrollo de la agricultura, con la inauguración de cientos de pantanos, planes de colonización y de concentración parcelaria, entre otros.   En general, consiguió para el pueblo español prosperidad, una gran clase media y la reconciliación con lo que, por ello, se pudo instaurar la monarquía y transitar hacia la democracia.
La mediocridad de los gobernantes actuales y de los enemigos de siempre, incapaces de mejorar tales cotas de bienestar y prosperidad han vuelto a remover el fango del odio y del enfrentamiento y, cada día, para justificar su ineptitud, lanzan sus improperios, mentiras y falacias para desacreditarlo.
¿Qué están consiguiendo? Pues que sea recordado una y otra vez, cosa que no sucede con Churchill en Inglaterra, ni con Oliveira Salazar en Portugal, ni con De Gaulle en Francia, ni con otros estadistas de su tiempo, por lo que aún 40 años después de su fallecimiento, podemos afirmar que FRANCO VIVE.

La Fundación es legal, está inscrita en el Registro de Fundaciones desde 1977, y está presidida por Carmen Polo de Franco. Según desveló hace unos meses Infolibre,  en sus estatutos se establece que entre sus objetivos está “proyectar” el ideario del dictador “sobre el futuro” de España,  así como “toda actividad que conduzca a enaltecer la figura de Franco y preservar su legado“, lo cual está en contradición con la Ley que regula estas fundaciones que obliga a las mismas a defender fines de interés general como “los principios democráticos” o “los valores constitucionales“.

Para todo lo demás está la Ley alemana  y cómo se legisla sobre los símbolos nazis.

 

 

Estándar
actualidad

El enigma del coche en Google Maps

cocheEstaba a la vista de todo el mundo, pero nadie lo vio. Solo hacía falta un click en Google maps para descifrar un enigma que ha durado nueve años y que al final se ha resuelto por casualidad.

El 11 de octubre de 2006, David Lee Niles desapareció. Ni rastro desde entonces. Con 72 años y una depresión acentuada a causa del cáncer que le habían diagnosticado, desapareció después de que saliera del Jake’s Bar, donde había quedado para tomar una cerveza con un amigo.

Desapareció David y también su automóvil. La familia denunció el caso y pasados cinco años publicó un obituario.

Al final una casualidad resolvió el enigma. Hace unos días, Brian Houseman se encontraba decorando un árbol de navidad en el jardín de la funeraria de Bryon Center, subido en una escalera, cuando descubrió la sombra de un coche sumergido en un pequeño lago artificial cercano.

Una llamada al sheriff y la llegada de una grúa sirvieron para deshacer el misterio. La sorpresa fue encontrar en el interior el cuerpo de David Niles, pero también que en Google Maps todavía se puede ver la sombra del coche, un enigma que estaba a la vista de todo el mundo.

Estándar
literatura, Uncategorized

Viento en la cara

beachHace mucho tiempo leí ‘El periodista deportivo, la novela indispensable de Richard Ford, que después triunfó por todo lo alto con ‘El día de la Independencia‘, que obtuvo el premio Pulitzer  el PEN/Faulkner a la vez, y con ‘Acción de gracias‘.
Tras leer Frank Bascombe y yo, un magnífico texto de Ford en La Vanguardia (que por cierto estrena web), me he acordado de este pasaje. La vida está repleta de personajes como Frank, tan simples y tan complejos; a veces banales y otras profundos que un día te regalan sensaciones….

Esta mañana he salido de los apartamentos a la playa suave y cambiante y he dado un paseo en bañador y sin camisa. Y se me ha ocurrido que un efecto natural de la vida es cubrirse con una fina capa de… ¿qué? , ¿una película?, ¿un residuo de la piel de todas las cosas que has hecho, sido y dicho y en las que te has equivocado? No lo sé.
Pero el caso es que durante mucho tiempo nos cubrimos con esa capa y sólo raramente lo sabemos, a menos que por un motivo o una oportunidad inesperados salgamos de ella -durante una hora o incluso un momento- y nos sintamos repentinamente bien. Y en ese mágico momento uno se da cuenta del tiempo que ha pasado desde que empezó a sentir así.
Se pregunta si habrá estado enfermo. ¿Es la propia vida una enfermedad o un síndrome? ¿Quién sabe? Seguro que todos nos sentimos así alguna vez, pues yo no puedo sentir nada que cientos de miles de ciudadanos no hayan sentido antes.
Sólo después, súbitamente, uno se despoja de eso -de esa película, de esa piel de vida- como cuando era pequeño. Y piensa: así debió de ser mi vida una vez, aunque entonces no lo supiera y tampoco lo recuerde realmente.
Es una sensación de viento en las mejillas y en los brazos, de liberarse, de soltarse, de ser el faro de guía a los barcos. Y como no ha sido así durante mucho tiempo, esta vez uno quiere prolongar ese momento resplandeciente, ese aire fresco, esa nueva vida, intentando preservar una sensación fugaz, porque quizá cuando vuelva ya sea demasiado tarde, o sea demasiado viejo. Y la verdad es que ésa será la última vez que uno sienta eso en su vida.

El periodista deportivo (The sportswriter). Richard Ford. 1986

La foto es de Jeremy Cai vía Unplash

Estándar
literatura

Cubiertos de plata

silver

Los escritores son famosos por descubrir cosas que los distraigan de su trabajo.

Recordé una historia sobre un colega del Times de nombre Meyer Berger, quien después de quejarse de manera interminable ante su esposa por su incapacidad para terminar un artículo para una revista, la oyó decir una mañana que lo iba a dejar solo en el apartamento por el resto del día y que cerraría la puerta con llave al salir y se llevaría también la llave de él.
La esposa le dijo que cuando regresara, en la tarde o al anochecer, esperaba que hubiese terminado su artículo y agregó que no tenía nada más que pensar, pues ella ya se había ocupado de todas las tareas domésticas; había lavado los platos del desayuno, le había preparado el almuerzo y había limpiado el apartamento; hasta las ventanas habían sido lavadas, de lo que se había encargado un día antes una compañía especializada. Ocho horas después, cuando la esposa regresó, encontró a su marido sonriente y aparentemente complacido de tenerla en casa. Sin embargo, descubrió que aunque no había escrito ni una página, todas las piezas de plata que tenían estaban organizadas en la mesita auxiliar o en el aparador, relucientes y recién pulidas.

Vida de un escritor. Gay Talese

Estándar
periodismo

Salvemos la cara

vela

La capacidad de reacción de los medios periodísticos convencionales, y me refiero concretamente a las televisiones españolas, ha vuelto a quedar en entredicho después de los sucesos de París.
El periodismo, ese bien que tenía que ser común, se pone a prueba cada cierto tiempo y entonces es cuando nos damos cuenta de los diferentes maneras de profesionalización y, especialmente, de la banalización informativa.
Las apuestas están claras. Desgraciadamente pocas veces coinciden el modelo del ‘That’s entertainment‘ con el de la información de calidad, cadenas que basan su apuesta en debates de la realidad que ellos mismos crean en sus programas frente a lo que ocurre de puertas afuera de su redacción.
Periodistas que no lo son y simplemente ofrecen su imagen para un show, más allá del criterio y de la capacidad necesaria para improvisar, cambiar el guión de esa insustancial tertulia y abrir las puertas a la realidad, por muy complicado que en ocasiones pueda ser improvisar en televisión.
La información es cara, la opinión muy barata y la investigación, en periodismo, es a estas alturas un lujo supernecesario. Esos son los principales parámetros en los que nos movemos.
El viernes por la noche, las televisiones españolas, en general, hicieron el ridículo. Después, como veremos, los analistas tirarán de audiencias para demostrar que todo vale con tal de reunir a más espectadores en torno a la caja tonta y encumbrar, como cada viernes, a Telecinco y Antena 3 como las más vistas.
Pero ¿Cómo trataron estas dos cadenas la información sobre París? JJ Vázquez interrumpió bien entrada la noche el ‘Salvame Deluxe‘ para leer un comunicado al respecto, citando una información del El Mundo.es. Mientras tanto, en el siguiente número de su dial, Antena 3 seguía con ‘Tu cara me suena‘, cuya emisión se interrumpió durante cinco minutos para informar brevemente sobre los terribles sucesos.
Poco después, en ‘twitter’, el CM del programa publicó un mensaje de vergüenza ajena:ScreenHunter_002Desde el departamento de comunicación de Mediaset se excusó de forma particular la falta de información:

ScreenHunter_004No había noticias de Cuatro -qué tiempos aquellos de CNN+-, ni de la Sexta. Televisión Española articuló su información desde su canal 24 horas, mientras que TV3 (324) y 13TV reaccionaron con prontitud. En las audiencias, los programas más vistos el viernes por la noche fueron el de A3 (3.183.000 espectadores y una cuota de pantalla del 22,5%) y el de T5 (2.217.000 espectadores y un 17,4 por ciento).
Al día siguiente, las cadenas intentaron rehacerse para ofrecer una información sobre el terreno y destacó, por amarilla, la cobertura que Antonio García Ferreras realizó desde París. Imágenes de impactos de balas en las paredes, velas en las calles …
El viernes se demostró la importancia de tener un buen timeline en ‘Twitter’ y de que el pajarito ha cambiado la percepción que tenemos sobre la información. Las radios y las televisiones fueron a remolque de las redes sociales y frente a los medios convencionales otras herramientas como Vine o Periscope demostraron cómo se puede acceder a una información veraz y en directo.
No hablaré sobre la publicación de una foto trucada de un periodista canadiense, porque en eso también unos cuantos hicieron el ridículo, algo que ya hasta nos resulta habitual a diario. Para todo lo demás:  Salvemos la cara.

Estándar