personal

Buscando equilibrios

 

A veces tienes la impresión de que ya lo has hecho todo y otras que lo tienes todo por hacer.

En ocasiones encuentras ese impulso para sentirte vivo y en otras un ancla no deja moverte más allá de comprobar la excelencia del vuelo de un moscardón desde el sofá de casa.

Ese constante subeybaja me impide encontrar el equilibrio.

Sé que se trata de encontrar nuevos alicientes para sacar de nuevo la cabeza, pero me resulta muy complicado concentrarme, por eso para mí es muy importante “Portero sin red” y la posibilidad de reconectarme conmigo mismo y con todos los que tengo a mi lado.

No voy a pedir paciencia, porque ni yo mismo la tengo para mí, pero me daré más oportunidades, cada día una para poderme liberar del todo. ¿O es que hay otra solución?

La foto es de Ben Hershey

Anuncios
Estándar
amics

El infinito poder de las lágrimas

¿Que qué he aprendido? Básicamente que puedo ser mejor persona de lo que pensaba, que puedo descolocar a cualquiera simplemente con un abrazo y que aunque crea que el tiempo lo cura todo y el duelo solo es un proceso temporal, nada de eso es cierto.

En realidad tú, si has estado estos últimos meses a mi lado, te habrás dado cuenta que nuestra relación tampoco será como la de antes.  Pero no te apures, seguiré a lo mío, miraré hacia atrás y sentiré vértigo, miraré hacia adelante y volveré a pensar en él, en cómo hubiera vivido cualquier momento, esperaré su ‘Whatsapp‘, ese mensaje que ya nunca llegará mientras abro mi móvil y observo ese imperturbable último doble click recibido.

La vida te debe tanto, que intento devolvértela en pequeñas dosis, en esas visitas al teatro, en ese homenaje en los ‘Premis de l’esport‘, y pedaleando, pedaleando hasta reventar y esperar que mis piernas me lleven allí donde acabó todo.

También he aprendido a llorar, en volver a creer en el infinito poder de las lágrimas, en lo bien que puedo sentirme después de que mis ojos se tornen vidriosos mientras busco porqués y respuestas que ya nunca encontraré.

Estándar