politica

Lo que tú quieras oír

zapata

Guillermo Zapata es guionista y por ello agitador de conciencias. Alguien que como él es capaz de escribir mensajes en twitter que destilan antisemitismo y que resultan ofensivos a víctimas del terrorismo o la violencia nunca puede ostentar un cargo público, eso es una evidencia.

ScreenHunter_006Zapata seguramente es un provocador, pero no ahora, debe serlo desde hace tiempo. Esos mensajes datan de 2011 y justo ahora, cuando le han promocionado a un cargo de relevancia pública, es cuando todo se ha desbordado. Es tan lógica la decisión de la alcaldesa de Madrid, como oportunista la petición de dimisión, pero todo estriba en el doble rasero de la situación.
En twitter nos encontramos cada día con políticos que realizan comentarios desproporcionados, a intelectuales que se pasan de frenada con mensajes que intentan ser inteligentes y a ‘celebrities‘ que intentar incrementar su cuota de popularidad de la peor de las maneras.
No voy a defender a Zapata. Su actuación no fue afortunada, pero seguramente no vertía una opinión, sino que se le fue la mano en 140 caracteres en un exceso de pseudocreatividad y lo ha pagado.

ScreenHunter_007

Por aquellas fechas, en 2011, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy también cometió unos cuantos errores. No fue en ‘twitter’ fue por SMS dirigidos al extesorero del PP, Luis Bárcenas, unos mensajes después desvelados por el periódico ‘El Mundo‘.
Rajoy mantuvo contacto entre mayo de 2011 y marzo de 2013. Le pidió que negara la contabilidad B y los sobresueldos. Cuando se estrechaba el cerco sobre Bárcenas, en 2012, Rajoy intentó calmar a su interlocutor afirmando: “Luis nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo“. Al año siguiente, cuando se empezaron a conocer detalles sobre las cuentas en Suiza, el presidente pidió a Bárcenas “ser fuerte“.

En “Lo que tú quieras oír“, un cortometraje con guión y dirección de Zapata que tiene 108 millones de visualizaciones en youtube, el autor juega con la posibilidad de cambiar el orden de las palabras para variar el contenido del mensaje. La protagonista se engaña escuchando solo lo que quiere oír. Guillermo Zapata es guionista, pero no será concejal. Rajoy sigue siendo presidente del Gobierno.

 (La foto de portada es de Daniel Muñoz)

Anuncios
Estándar
politica

Laura se la juega

camposSi hubiera conseguido 2.209 votos, ella no estaría allí. Si no hubiera aparecido la papeleta de su partido en aquel desempate en los Juzgados de Sabadell, tampoco. La vida muchas veces es un cúmulo de casualidades, en otras hace falta esa pizca de suerte, pero siempre es cuestión de creer en ella y generarla en torno a ti. Seguramente eso es lo que ha ocurrido.
Montcada i Reixac (35.000 habitantes) siempre ha sido un caso atípico dentro del panorama electoral. Vivir a la sombra de Barcelona, rodeada de autopistas, de líneas férreas -ninguna soterrada, por cierto-, de una cementera, ser ‘prime time‘ de las noticias por los continuos atascos a primera hora y tener récord mundiales de contaminación nos debe imprimir esa carácter único, una manera de ir a contracorriente, por eso desde que se instauró la democracia solo hemos tenido tres alcaldes y una alcaldesa accidental.
Entre 1979 y 1999, Montcada apostó por José María Campos allí en el partido que militara, en el PSUC (1979-1983), en el PCC (1983-91), en el PEC (1991-95) o en IC-EV (1995-99). El socialista César Arrizabalaga tomó el relevo hasta el 2010 y después la también socialista Maria Elena Pérez, sustituida accidentalmente por su compañera de partido Carmen Porro.
El caso Mercurio y la posterior gestión de las consecuencias del mismo han azotado de tal manera al PSC en Montcada, que los socialistas perdieron buena parte de su apoyo popular, a pesar de que volvieron a ser el partido más votado en las últimas elecciones.
Entonces apareció el destino, en forma de empate técnico entre ICV y C’S. El empate a cuatro concejales entre estos tres partidos, el hundimiento de CiU (que pasó de 5 a 2), socio histórico del PSC en Montcada -aquellas cosas de la singularidad montcadense-, el auge de ERC y de Círculo Montcada (3 cada uno) y la aparición en escena de la CUP (1) ha permitido un acuerdo municipal inesperado.
ERC (3), Círculo (3) y las CUP (1) han decidido que se visualice el cambio, castigar al PSC a la oposición dieciséis años después y dejar de lado a C’S, CiU y el PP.
Será Laura Campos, la cabeza de lista de ICV, la nueva alcaldesa. Una bocanada de aire fresco, 37 años, y concejal desde hace ocho. Todas las miradas estarán puestas en ella, las de los tres partidos que le han dado la confianza, las del resto de fuerzas y las de los ciudadanos, que quieren liberarse de una vez de los estigmas, de sentirse señalados indirectamente por el caso Mercurio y de ser noticia por esa telaraña de autopistas que nos ahoga y por esos trenes que nos separan.
En periodos convulsos como éste, se presenta una buena oportunidad para volver a creer en la política y en las personas, Laura se la juega, como se la jugó su padre, José María, aunque de eso ya han pasado 36 años, casi los mismos que tiene ella ahora. Buena suerte.

Estándar
actualidad, politica

El FMI y el síndrome Goldfinger

tresUna vez es coincidencia, dos es casualidad y tres es la acción del enemigo

El primero fue Dominique Strauss-Kahn (2007-2011), triplemente señalado y que tuvo que abandonar su puesto al frente del FMI tras ser denunciado por la supuesta violación de una camarera,  Nafissatou Diallo,  del hotel Sofitel de Manhattan. Poco después fue acusado de agresión sexual por la periodista y escritora francesa Tristane Banon y  finalmente juzgado por un tercer caso, el  del hotel Carlton Lille, por presunto proxetenismo agravado, una práctica penada hasta con 10 años de cárcel y 1,5 millones de euros de multa.

La segunda es la actual directora-gerente del FMI, Christine Lagarde , acusada por su participación en el caso Tapie mientras era ministra de economía de Nicolas Sarkozy.  En 2008, el gobierno francés adjudicó al empresario 403 millones de euros como reparación por las supuestas pérdidas sufridas en la venta de Adidas por parte del Crédit Lyonnais. A Tapie y Sarkozy les unía un vínculo de amistad.

Y el tercero es Rodrigo Rato (2004-2007).  Fue ministro de Economía y Hacienda en el gobierno de José María Aznar, el gobierno de aquella milagrosa recuperación económica. Ahora ha sido denunciado por los delitos de fraude, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.

En los tres años y medio que permaneció al frente del FMI, Rato se embolsó 1,57 millones de dólares. Su sueldo base era de 391.440 dólares y tenía un extra de 70.070 dólares libres de impuestos que no tenía porqué justificar. A todo ello se le suma una pensión vitalicia de 80.000 dólares anuales.

Lagarde percibe anualmente 467,940 dólares netos. A esa cantidad hay que sumar 83.760 anuales libres de tasas, abonados mensualmente y sin necesidad de justificación. Strauss-Kahn recibía 420.930 dólares netos más 75.350 dólares sin necesidad de justificar.

El autor de la frase: “Una vez es coincidencia, dos es casualidad y tres es la acción del enemigo” es Ian Fleming, el creador de las aventuras de James Bond y la utilizó en la película Goldfinger (1964).

Primero fue Strauss-Kahn, después Lagarde y ahora Rato, los tres son o han sido directores gerentes del FMI, una organización que trabaja para fomentar la cooperación monetaria mundial, asegurar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover el alto nivel de empleo y el crecimiento económico sostenible y reducir la pobreza en todo el Mundo.  Goldfinger fue un personaje de ficción.

ScreenHunter_008

Estándar
politica

El inquietante caso Nisman

NISMANA pocas horas de que Alberto Nisman tuviera que comparecer ante una comisión de la Cámara de Diputados para desarrollar una denuncia contra la presidenta argentina Cristina Fernández y varios de sus colaboradores, el fiscal apareció muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su casa.

Desde hacía diez años, Nisman investigaba el atentado que acabó con la vida de 85 personas e hirió a 300 más en un centro comunitario judío, la Asociacion Mutual Israelita Argentina (AMIA), que tuvo lugar en 1994.

Hacía un año que Nisman había acusado a la presidenta, al ministro de Relaciones Exteriores argentino, Héctor Timerman, y a una serie de dirigentes kirchneristas de encubrir a altos cargos iraníes, que podrían estar detrás de la operación, con Hizbulá como brazo ejecutor.

La denuncia de Nisman contra todos ellos se basaba en “decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes en la causa AMIA con el propósito de liberar a los acusados y fabricar la inocencia de Irán”.

La trama resulta compleja y tendría diferentes ejes: la presidencia argentina y el presidente iraní Hasan Rohani, los agentes secretos argentinos (anteriormente SIDE, ahora SI), Hizbulá, la comunidad judía argentina y también el Departamento de Estado Norteamericano.

La compleja investigación se complica cuando Nisman acusa en 2006 a funcionarios iraníes de haber ideado el ataque y solicita formalmente a la Interpol una orden de captura contra ocho de ellos.

El fiscal tenía la idea de que el gobierno argentino y el iraní llegaron a un pacto, tal y como explica el periodista Walter Oppenheimer. “Le dieron a Irán el 100% de lo que Irán quería“, asegura Nisman. El trato, según esta versión, era que a cambio de que Argentina negociara el caso de los funcionarios iraníes con la Interpol y se dejara de investigar el caso, el gobierno de Cristina Fernández podría obtener petróleo iraní. La razón: las carencias energéticas del país sudamericano.

Pero la complejidad del asunto no acaba aquí. En los cables de Wikileaks también figuran una serie de conexiones de Nisman con la diplomacia norteamericana y con Javier Stiusso, ex jefe de la Secretaria de Inteligencia (SI), un espía con cargo hasta el pasado mes de diciembre.

Según cuenta el periodista argentino Santiago O’Donell, autor de Argenleaks y Politileaks, Nisman se apoyó en las supuestas pruebas aportadas por Stiusso, el enlace entre la SI, la CIA y el Mosad israelí, para realizar su denuncia:

“Los Wikileaks muestran una gran falta de independencia del fiscal Nisman con respecto a la embajada de Estados Unidos (…) La embajada USA le ordenaba al fiscal que no siguiera ninguna pista salvo la iraní. Sin embargo, había una política de Estado que incluía a los grandes medios, a los líderes de la comunidad judía organizada, al Gobierno argentino y a la embajada de USA y de Israel de no cuestionar la investigación, aunque en privado había grandes dudas sobre su efectividad”.

Los documentos a los que ha tenido acceso el citado periodista recogen que Nisman adelantaba a la embajada norteamericana en Buenos Aires las siguientes medidas judiciales que iba a tomar la Fiscalía o el juzgado de turno sobre la causa.

“Me comentó que Stiusso le pasaba información en bruto y lo que él podía corroborar lo llevaba al expediente (…) Puedo estar equivocado, pero la movida de Nisman huele a carpetazo de los servicios”.

El cuerpo de Nisman quedó tendido boca abajo en el baño de su casa. Su dedo en la posición de apretar el gatillo, pero sin restos de pólvora. En el lujoso apartamento del barrio residencial Puerto Madero donde vivía, estaba todo ordenado. No había ninguna carta de despedida, pero si una nota: la lista de la compra que su asistenta tenía que hacer el lunes, un día después de su muerte.

Estándar