politica, series, television

El día que nazis y japoneses ganaron la II Guerra Mundial

El asesinato de Franklin D. Roosevelt en 1933 impide a Estados Unidos recuperarse de los devastadores efectos de la gran depresión del 29 y sin el apoyo norteamericano, Inglaterra y el resto de aliados fueron derrotados por el Eje. La flota japonesa conquista Hawaii y la costa Oeste de Estados Unidos en una operación relámpago.

La costa Este está ocupada por Alemania. Japoneses y alemanes se reparten el primer mundo, un mundo sin Adolf Hitler, incapacitado por una sífilis cerebral por lo que es sustituido por Martin Bormann.
En África, los nazis llevan a cabo un masivo exterminio de judíos y negros; y desecan el mar Mediterráneo para convertirlo en tierras de cultivo.
Japón, que ocupa desde hace años China y Rusia, se lanza a la conquista de toda Asia y de Sudamérica. El inestable equilibrio mundial se traslada es una guerra fría con alemanes y japoneses como antagonistas.
Los nazis desarrollan nuevas tecnologías que les permiten disponer de la bomba atómica y la de hidrógeno, dos elementos que quieren utilizar para ocupar Japón.

mapaEsto es una ucronía, ‘un what if ?‘. Es ‘El hombre en el castillo‘, una novela de ficción escrita por Philip K. Dick en 1962 y que estrenó el género. La acción transcurre en Estados Unidos, 15 años después de que el Eje derrota a los aliados en la Segunda Guerra Mundial.
Ahora Amazon la ha llevado a la pantalla, en uno de los más prometedores estrenos del año.
¿Qué hubiera pasado si los nazis y Japón hubieran ganado la Segunda Guerra Mundial? ¿Cómo sería el mundo si la primera bomba atómica hubiera sido lanzada por los alemanes sobre Washington y no por los norteamericanos sobre Hiroshima?

Anuncios
Estándar
politica, television

No tengo ninguna pregunta para usted

mariano

Lo podemos vestir como la fiesta de la democracia, podemos recordar que hace unos días Albert Rivera y Pablo Iglesias se ofrecieron a un ejercicio transparente con Jordi Évole como moderador, pero el programa ‘Tengo una pregunta para usted‘, que esta noche pondrá en escena Televisión Española,  solo será un producto de cara a la galería, esa manera con lo que los políticos, de vez en cuando, juegan con el barniz de la transparecencia para después demostrar que ellos sí dan la cara y no se esconden tras un buen plasma. Pero no será así.
Allí estará Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, también  Ana Blanco y en el auditorio un grupo de espectadores. La escena no cambiará de ese formato que debutó en 2007 y se mantuvo irregularmente hasta 2009, pero todos sabemos que no será así. Una periodista de confianza, en una cadena amiga, con unas preguntas cribadas y doce interlocutores elegidos por una empresa de estudios de opinión.
Serán seis hombres y seis mujeres. Un ganadero, un pequeño empresario, una estudiante universitaria, un jubilado, un trabajador de la SEAT,  una desempleada, una funcionaria,  una empleada de gestoría con una incapacidad laboral, una ama de casa viuda, una educadora, un agricultor y una administrativa.
Aunque el espectáculo será en directo (es en diferido), no hay lugar a la sorpresa. Todo está perfectamente pautado, si esta noche conectan su televisor y aprietan el canal 1 del mando a distancia no esperen ningún sobresalto, en realidad estarán viendo un capítulo más de  ‘El show de Mariano’, una versión libre del celebrado ‘El show de Truman’.

A estas alturas,  quienes diseñan la política de comunicación del presidente, tendrían que ser más creativos, pero en el fondo saben que los resultados electorales se moverán en márgenes muy estrechos y,  seguramente, volverán a ganar los mismos.
No veré el programa, los programas de ficción no me interesan, porque ya sabemos que “se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo“. La frase es de Abraham Lincoln.

Estándar
television

Pedro y Pablo

reyesPedro Reyes me sorprendió desde la primera vez que lo vi. Seguramente sería en ‘La Bola de Cristal‘, donde descolocaba a la audiencia con esa manera tan particular de tratar el humor, o en alguna de sus versiones particulares de cuentos clásicos, como aquella impagable “Caperucita roja” o los alocados “Tres cerditos”, un cuento en el que el lobo se lucia.

Reyes era el rey del humor absurdo, un cómico surrealista, un tipo que creaba sonrisas desde el absurdo, como también lo hacían Faemino y Cansado, que hasta eran capaces de crear humor con conceptos tan extraños como la filosofía de Kierkegaard.

El iconoclasta Pedro se ha despedido en silencio. Solo tenía 53 años y un montón de proyectos en el cajón. El tipo de la sonrisa fácil, del exceso facial, de ese humor que cambiaba en segundos tu estado de ánimo, se ha ido sin despedirse, pero nos ha dejado mil historias que siempre recordaremos.

El encargado de dar la noticia ha sido su inseparable Pablo Carbonell. Hace ya unos cuantos años, ambos crearon: “Pedro y Pablo”, un dúo teatral con el que se pateaban pequeñas salas sevillanas. Hasta que decidieron instalarse en Madrid.

No es que tuvieran ninguna oferta, sino que decidieron actuar cada día a partir del primero en el parque del Retiro. Alguien los vio y su carrera se encauzó a partir de sus intervenciones en “La Bola de cristal”, el mejor programa infantil de la historia de la televisión, que presentaba Alaska. Ahí nació esta historia que hoy ha acabado.

Estándar

La última vuelta de tuerca de la telebasura es ‘Casados a primera vista‘ (Antena 3). ¿Aún no han tenido suficiente con el Vip de Gran Hermano? ¿Creen que ‘Adán y Eva‘ es un espectáculo edificante? Pues no se vayan, esto lo supera con creces.
El mecanismo del programa es simple. Una psicóloga, un psiquiatra y una sexólga elaboran unos tests de compatibilidad y un momento antes de casarse presentan a los novios, que conviven un mes a ver cómo va el asunto.
El truco estriba en que la ‘supuesta’ boda se celebra en la Riviera Maya y se tiene que oficializar allí mismo o al regreso de la pareja a España.
Son ocho personas dispuestas a todo por la pasta y unos minutos de gloria por mostrar sus miserias en público. Nada nuevo. El programa sigue a las parejas durante su enlace, la luna de miel y el primer mes de convivencia. ¿Y después?
Pues como el acuerdo tiene fecha de caducidad: 30 días. Entonces tendrán que tomar la verdadera decisión: acabar la relación o continuarla.
Casados a primera vista‘ es un formato internacional basado en el formato ‘Married at first sight’, adaptado en Estados Unidos, Alemania, Suecia, Noruega, Finlandia, Rumanía y Lituania.