vida cotidiana, videos, violencia

Suena a tópico, pero es miedo

pain(La foto es de Helio León, publicada en Vice)

Ciutat Morta’ nos puso enfrente del televisor para abrir los ojos a una realidad que creíamos lejana. A historias del mundo ‘undeground’ que nada tienen que ver con nosotros, hasta que nos damos cuenta de que todo está íntimamente ligado.

Los vigilantes pertenecen a otra casta y descubrimos que a ellos nadie los controla. Las palabras no tienen el mismo peso, la realidad nunca es igual y muchas veces poco tiene que ver con la verdad sino con la estética física.

Nos asustan las certezas y las incertidumbres. Ya hemos visto cómo un cúmulo de circunstancias te pueden llevar a estar en el momento y el lugar equivocado; y basta con que la policía te confisque tu móvil para poner en marcha la más inquietante de las conspiraciones, porque todo es interpretable.

En aquella sala de espera del Hospital del Mar estaban Patri y su amigo Alfredo, pero también unos cuantos policías encabronados por lo que acababa de pasar y otro grupo de tipos con estética no estándar a los que se señalaría siempre.

Imaginen a Cindy Lauper, Lorne Malvo y Lester Nygaard compartiendo espera y la pregunta sin respuesta del malvado. El resto ya lo sabemos.

Del caso hemos aprendido mucho y todos. Gracias a un documental, la vida en twitter se ha convertido en algo ‘mainstream’ y ha establecido una conexión entre virtualidad y realidad que hasta ahora no se había conseguido. ¿O es qué no hemos visto de lo que es capaz reflejar una red social en unos días?

Hemos descubierto que si algo no aparece en la televisión, no existe; y que los grandes medios no reaccionan ante las grandes historias hasta que éstas no tienen grandes luces de neón anunciándolas y una hora prefijada en la parrilla televisiva. Podríamos recurrir al socorrido argumento de que la crisis ha acabado con los medios y de su incapacidad para invertir en investigación, pero también apuntar a que no se tendría por qué dudar de la versión oficial. ¿O es que acaso no estamos en un país democrático?

En ese punto estamos. En la necesidad de analizar si determinadas estructuras viven ancladas en el interminable proceso de la Transición, como si el tiempo no pasara, como si la tecnología no sirviera para controlar a los vigilantes, como si no nos hubiéramos dado cuenta de que una cosa es la estética y otra la realidad o de que islamismo y yihadismo no son la misma cosa, como ya sabemos.

Solamente torturas, no falso testimonio, solamente torturas”. Estas palabras pronunciadas por Marcos González, el portavoz de SAPOL sobre las acusaciones a sus compañeros Víctor Bayona y Bakari Samyang, ya no nos alertan, sino que convierten el escenario en una película de terror real.

En esta historia está la esencia de la otra Barcelona. De la Barcelona de ‘La Bata de Boatiné’, de la Barcelona Queer (qué es?) que dibuja Helio León en ‘Vice’, de las alcantarillas de la ciudad, de la poesía de Patricia Heras, del porno terrorismo y de Lady Pain, de esa ciudad desconocida e inquietante que acabamos de descubrir. Suena a tópico, es realidad.

Kalistack from devotion bcn on Vimeo.

Anuncios
Estándar
videos, violencia

La ‘Ciutat Morta’ de Patricia Heras

herasLa madrugada del 4 de febrero de 2006, Patricia Heras se cayó de su bicicleta. Fue al servicio de urgencias del Hospital del Mar. Allí, mientras esperaba ser atendida, empezó una pesadilla que acabó con su suicidio.

La historia fue silenciada por los grandes medios, pero llegó al público por medio del documental: “Ciutat Morta“, que hoy emite Canal 33 (22.25 horas), aunque con una censura de cinco minutos, tal y como ha ordenado como medida cautelar un juzgado de Barcelona, al considerar que algunas de las imágenes y opiniones que hacen referencia al anterior jefe de información de la Guardia Urbana de Barcelona, Víctor Gibanel, podrían suponer  una violación de su derecho al honor.

La historia no dejará a nadie indiferente y te preguntarás cómo puede ser que no conocieras esta historia, pero también cómo puede ocurrir algo así en un país democrático.

Patricia explicaba así los hechos en su blog

Estándar