personal

Un kilómetro más

vintage

Si casi no recuerdas el último, cómo vas a recordar los anteriores, hace diez, veinte, treinta o más años. A veces en la memoria aparece una imagen y tratas de conectarla con el pasado, fotos en blanco y negro que adquieren movimiento y que difícilmente se localizan en el tiempo o en el espacio.
Ya pasaron los momentos de vértigo, de soñar con caídas desde muy arriba, de pensar que llegabas tarde a todos los sitios, una permanente sensación de angustia que solo se disipaba cuando los ojos se abrían.
La vida puede ser eterna en cinco minutos y muchas veces en menos. Todo va deprisa: sueñas, piensas, amas y vives, en ocasiones por ti, pero tantas veces por otros que nunca sabes donde está el término medio, ese punto en el que tú no eres tú para ser una parte de los demás.
No hace falta mirar hacia atrás para sentir la plenitud, esa sensación que está a salvo de las pequeñas dudas, ese momento en el que se detiene el tiempo y en tu cabeza resuenan conversaciones que seguramente alguna vez se produjeron.
Hace tanto que no sé si fue ayer, falta tanto que espero que no sea mañana. El objetivo es simple: disfrutar de momentos y de personas por ese camino que trazas cada día y al que hoy sumo un kilómetro más. Gracias.

Francisco Ávila. Margaritas caprichosas

La foto es mía.

 

Estándar

floresNi la ves, ni siquiera la intuyes, pero imaginas un haz de luz lejano y con ello ya te sientes bien, te ilusionas. Sueñas con una remota posibilidad y te despiertas con una sonrisa.

“Voy a hacer una pregunta”, dijo el rey Milinda al venerable Nagasena.

“¿Puedo contestar?”. Nagesena dijo: “Por favor, haga su pregunta”.

Dijo el rey: “Ya he preguntado”.

Contestó Nagasena: “Ya he respondido”.

Dijo el rey: “¿Qué respondió?”

Nagasena dijo: “¿Qué preguntó?”

El rey dijo: “No pregunté nada”

Nagasena dijo: “No respondí nada”

(Sabiduría Zen)

¿Es un punto de partida, un inicio, el principio de lo que tiene que ser un gran final?

 

Foto

Voy a hacer una pregunta

Imagen
Foto, Italia

Gli italiani si voltano

dibiasiMilán, 1954. Una Lambretta y un ejemplar del periódico La Notte metido en el enorme bolsillo. El taconeo anuncia las sugerentes curvas de Moira Orfei y fija todas las miradas. Al fotógrafo Mario di Biasi le encargaron la promoción de una película y decidió salir a pasear con la Orfei. Arriba y abajo desde el Corso Vittorio Emanuele a la Piazza del Duomo, ahora están en la Piazza san Babila. Es la imagen de un época, de un país y del poder de las mujeres.

Y mientras suena BeirutPostcards from Italy

Estándar