personal

Un kilómetro más

vintage

Si casi no recuerdas el último, cómo vas a recordar los anteriores, hace diez, veinte, treinta o más años. A veces en la memoria aparece una imagen y tratas de conectarla con el pasado, fotos en blanco y negro que adquieren movimiento y que difícilmente se localizan en el tiempo o en el espacio.
Ya pasaron los momentos de vértigo, de soñar con caídas desde muy arriba, de pensar que llegabas tarde a todos los sitios, una permanente sensación de angustia que solo se disipaba cuando los ojos se abrían.
La vida puede ser eterna en cinco minutos y muchas veces en menos. Todo va deprisa: sueñas, piensas, amas y vives, en ocasiones por ti, pero tantas veces por otros que nunca sabes donde está el término medio, ese punto en el que tú no eres tú para ser una parte de los demás.
No hace falta mirar hacia atrás para sentir la plenitud, esa sensación que está a salvo de las pequeñas dudas, ese momento en el que se detiene el tiempo y en tu cabeza resuenan conversaciones que seguramente alguna vez se produjeron.
Hace tanto que no sé si fue ayer, falta tanto que espero que no sea mañana. El objetivo es simple: disfrutar de momentos y de personas por ese camino que trazas cada día y al que hoy sumo un kilómetro más. Gracias.

Francisco Ávila. Margaritas caprichosas

La foto es mía.

 

Estándar

(ni un spoiler)

Los dos primeros minutos del último capítulo de la tercera temporada de ‘House of cards‘  son de lo mejor que he visto en televisión en mucho tiempo. No se trata de cómo la música  complementa únicamente la historia sino cómo nos ofrece todos los elementos, mientras plano a plano, nota a nota nos advierte de la situación y de lo que vendrá.

La serie ha ido ganando en intensidad con el paso de los capítulos y alcanza su clímax justo al final. Sigue siendo la historia de los Underwood, de Frank y de Claire, pero poco a poco otros personajes van ganando enteros, como Doug Stampler, Remy Danton, Gavin Orsay, Heather Dunbar o Rachel Posner.

Sin embargo, en la tercera temporada, la aparición de Tom Yates, un escritor de éxito contratado por el presidente para escribir un panfleto que le ayude en la reelección, es definitiva. Si Frank sigue guiñando el ojo al espectador ofreciendo su visión a cámara en determinados momentos, Yates aparece como la visión del espectador compartiendo la escena e interactuando.

No le den más vueltas, mejor ver la serie. Suena JJ Grey & Mofro, the Sun is shining down: “¿Cuántos días más puedes aguantar? ¿Cuánto tiempo más puedes esperar?

vida cotidiana

Hay un insecto en tu oído

Al principio es imperceptible, un zumbido que se confunde con cualquier otro sonido y que acaba martilleando la cabeza. Sin que puedas obviarlo, acabas por intentar convivir con él, pero al poco tiempo te das cuenta de que nunca te librarás de ese mal compañero de viaje.
Aparece en cualquier situación, interrumpe cualquier momento placentero, controla tus momentos de ocio o de descanso. Atento aparece y desde el primer instante sabes que es para quedarse, aún más, para quedarse para siempre.
Ese zzzzzzz te persigue, a veces con un sonido suave, otras con más intensidad…. Hay un insecto en tu oído que si lo chafas no desaparece….

There’s an insect in your ear if you scratch it won’t disappear.

It’s gonna itch and burn and sting

Do you want to see what the scratching brings

Waves that leave me out of reach

Breaking on your back like a beach…

Will we ever live in peace?

Cause those that can’t do often have to Those that can’t do often have to… preach

http://www.goear.com/embed/sound/1851652

Estándar
Foto, Italia

Gli italiani si voltano

dibiasiMilán, 1954. Una Lambretta y un ejemplar del periódico La Notte metido en el enorme bolsillo. El taconeo anuncia las sugerentes curvas de Moira Orfei y fija todas las miradas. Al fotógrafo Mario di Biasi le encargaron la promoción de una película y decidió salir a pasear con la Orfei. Arriba y abajo desde el Corso Vittorio Emanuele a la Piazza del Duomo, ahora están en la Piazza san Babila. Es la imagen de un época, de un país y del poder de las mujeres.

Y mientras suena BeirutPostcards from Italy

Estándar