telaEsos hilos invisibles que mueven nuestras vidas sin que nadie lo perciba.
Ese tiempo detenido en una telaraña que no te deja escapar.
Esa vida efímera que se escurre entre suspiros sin respirar.
Hilos invisibles en un tiempo detenido.
Vida efímera.

personal

Vida efímera

Imagen

floresNi la ves, ni siquiera la intuyes, pero imaginas un haz de luz lejano y con ello ya te sientes bien, te ilusionas. Sueñas con una remota posibilidad y te despiertas con una sonrisa.

“Voy a hacer una pregunta”, dijo el rey Milinda al venerable Nagasena.

“¿Puedo contestar?”. Nagesena dijo: “Por favor, haga su pregunta”.

Dijo el rey: “Ya he preguntado”.

Contestó Nagasena: “Ya he respondido”.

Dijo el rey: “¿Qué respondió?”

Nagasena dijo: “¿Qué preguntó?”

El rey dijo: “No pregunté nada”

Nagasena dijo: “No respondí nada”

(Sabiduría Zen)

¿Es un punto de partida, un inicio, el principio de lo que tiene que ser un gran final?

 

Foto

Voy a hacer una pregunta

Imagen

ladamaAunque la junta militar cambiara en su día la Constitución birmana para impedirlo, Aung San Suu Kyi, la Premio Nobel de la Paz de 1991, esta vez sí será la presidenta de su país y pondrá fin a 56 años de una dictadura militar.
Ya ganó los comicios en 1990, pero la Junta Militar no validó los resultados porque “no estaban de acuerdo con la Constitución“, una carta magna diseñada expresamente para que ella no pudiera ser nunca la presidenta, porque una presidenta no puede estar casada con un extranjero, porque una presidenta tampoco podía haber sido una prisionera política.
La historia de Aung San Suu Kyi es la de la persistencia. Ella es hija del general nacionalista Aung San, quien negoció con el Imperio Británico la independencia Nacional, y fue asesinado por un complot militar cuando ella tenía dos años.
Birmania fue independiente en 1948 y en 1960, su familia se instaló en la India. Un golpe militar en 1962, a cargo de Ne Win, ya les impidió volver y después, ella se instaló en Londres. Allí se casó con Michael Vallancourt Aris, un historiador inglés, con quien tuvo dos hijos.
La enfermedad de su madre le acercó de nuevo a su país. Volvió en 1988 y a partir de ese momento se convirtió en una activista política, en opositora a la dictadura militar. Por ese motivo le impusieron 15 años de arresto domiciliario.
Tras varias negociaciones con la junta militar, a Aung San Suu Kyi le permitieron circular libremente por el país. Eso ocurrió entre 2002 y 2003, una turba de personas atacaron su caravana electoral. Salió ilesa de aquel suceso, pero inmediatamente fue confinada en la prisión de Insein en Rangún. Una operación ginecológica le permitió salir de allí, pero para ser de nuevo arrestada en su casa.
Aung San Suu Kyi, conocida como La Dama por sus seguidores, ha estado 15 de los últimos 21 años tras las puertas del numero 51 de la University Avenue, situada al norte de Rangún. Sin internet ni teléfono, sin la posibilidad de recibir las visitas libremente, más allá de los médicos que velan por su salud, Aung San Suu Kyi ha ido tejiendo complicidades y esta vez lo tiene todo muy bien atado.
Voy a tomar todas las decisiones, aunque oficialmente no sea la presidenta“, ha dicho Suu Kyi, la líder de la Liga Nacional por la Democracia (NLD), el partido ganador de las elecciones en Birmania. Como la Constitución se lo impide, Suu Kyi ha buscado un presidente de paja.
Llegan nuevos tiempos para Birmania. Promete Aung San Suu Kyi democracia, no venganza, pese a que a la constitución birmana garantiza a los militares el 25% de los puestos en el Parlamento y el control de los ministerios clave.
Será el final de la democracia del látigo, una transición amable “sin juicios sumarísimos“, aunque advierte que eso no significa que los nuevos gobernantes vayan a dejar sin juzgar “lo que se ha estado haciendo durante los últimos 50 años“.
Debido a la dificultad para escrutar todos los votos, aún no se ha alcanzado al cien por cien, pero los resultados son concluyentes, tanto que desde el gobierno ya han felicitado al NLD por su victoria y han garantizado un pacífico traspaso de poderes.

la imagen es de moe79

politica

La Dama de Rangún

Imagen

De ese periodismo utópico en el que había crecido, no queda casi nada. Muchas veces, ya demasiadas, las personas son personajes, la historias, guiones cinematográficos, y dibujar lo que ocurre, una ciencia ficción.
Aunque en otras ocasiones todo vuelve a su sitio y volvemos al pasado, a ese momento mágico en el que todo se alinea y redescubres que contar historias es lo que realmente te realiza como periodista.
Y alejado del balón y cerca de la pileta es lo que he recuperado durante estos últimos días de verano lejos de casa,  el gusto por las pequeñas historias que nos hacen más grandes, recuperar el periodismo que conocí.

Recordar es saber lo que se ha visto. Saber es recordar lo que se ha visto. Ver es saber sin recordar.

Orhan Pamuk

La foto es mía

periodismo

Recordar, saber y ver

Imagen

El Hotel Loreta es una sucursal de la Fonda Almayer. Una está junto al mar, el otro es un refugio para otear desde lo más alto lo que ocurre en esa maravillosa ciudad que es Praga. Escondida entre los adoquines de Hradcany, allí arriba el tiempo se detiene y nos invita a pensar que la vida es como te la imaginas…


Después no es que la vida vaya como tú te la imaginas. Sigue su camino. Y tú el tuyo. Y no son el mismo camino. Es así… No es que yo quisiera ser feliz, eso no. Quería… salvarme, eso es, salvarme. Pero comprendí tarde porque lado había que ir: por el lado de los deseos. Uno espera que sean otras cosas las que salven a la gente: el deber, la honestidad, ser buenos, ser justos. No, los deseos son los que nos salvan. Son lo único verdadero. Si estás con ellos, te salvarás. Pero lo comprendí demasiado tarde. Si a la vida le das tiempo, muestra extraños recovecos, inexorables: y adviertes que, llegado ese momento, no puedes desear nada sin hacerte daño. Y ahí se desbarata todo, no hay manera de escapar, cuanto más te revuelves, más se enmaraña la red; cuanto más te rebelas, más te hieres. No se puede salir. Cuando ya era demasiado tarde, yo empecé a desear. Con todas mis fuerzas. Me hice mucho daño, como tú no te puedes siquiera imaginar.

(Alessandro Baricco, Oceano Mare).


La foto es mía. Podéis encontrar más en el set de Flickr

Foto

Hotel Loreta

Imagen

davidrengelLa foto es de David Rengel

Blandiendo sus cámaras o sus teléfonos móviles de última generación, decididos a cumplir con el programa del día, los turistas aparecen en un basurero para inmortalizar a los niños que allí se buscan la vida. Colores y olores corrompidos por las toneladas de basura que cada día llegan a Anlong Pi (Camboya),  a unos 30 kilómetros de las maravillas de Angkor, y que difícilmente se disimulan con el protector que lucen para respirar.

Nubes tóxicas y pilas de desechos removidas una y mil veces por niños que deambulan en medio de la miseria. Muchos de ellos descalzos, los más afortunados con unas raidas botas encontradas en un día de suerte.

Los niños curiosean y sonríen con la esperanza de conseguir algo que llevarse a la boca. Los turistas andan decididos a captar ese instante sin inmortarles nada más que cumplir su programa. Todo vale para captar una buena imagen entre clavos oxidados, nubes tóxicas de desechos y ese sonido de la naturaleza que no puede disimular el gran drama que cada día se vive allí.

Cada día a Anlong Pi llegan furgonetas con turistas. Cada día en el vertedero, crecen menos flores.

actualidad, Foto

Un día en el vertedero

Imagen

nevadamenos

(Momentos) resplandecientes e inalterables como estrellas, brillan sobre la noche de lo efímero .

ZWEIG, STEFAN. “Momentos estelares de la humanidad“. Acantilado, Barcelona. 2012

Foto, literatura

Momentos resplandecientes

Imagen